Forum




Relogicon






Hay muchas maneras de hacer cada cosa.
Algunas son buenas, algunas son malas, una es la peor y la otra es la mejor.

Hay diferentes cantidades de esfuerzo que podemos ponerle a cada cosa que hacemos.
Algunas no bastan, algunas son demasiado y una es suficiente.



I

El estado actual de las cosas es insostenible; vivimos en un mundo finito, de limitados recursos, y deseamos el crecimiento continuo. Hay, sin duda, un momento en que la expansión humana sobrepasa su sostenibilidad. Cuando pasa eso, la infelicidad aumenta continuamente – porque sólo está limitada por nuestros números – hasta cuando el equilibrio se restablece a través de cambios inevitables. Éstos cambios, como todas las cosas, pueden asumir varias formas.

Estamos divididos y nos dividimos de muchas maneras. Las diferencias entre la gente pueden dividir, y las similitudes derivadas de éstas diferencias pueden unir. Nosotros decidimos qué diferencias o similitudes utilizar como referencia para dividirnos o unirnos. Los orígenes genéticos, la religión (o la ausencia de ella), el género, las inclinaciones políticas y el poder financiero, entre otras cosas, son comúnmente aceptados como factores que definen los grupos de los cuales somos parte o al cual somos contrarios. Sin embargo, el lugar de nacimiento es el principal factor utilizado para discriminar, clasificar y dividir.

Nadie tiene la posibilidad de elegir o cambiar el lugar de nacimiento, y para la mayoría de la gente esto define el conjunto de reglas bajo el cual las personas tienen que vivir todas sus vidas – sin tener en cuenta las opiniones de cada uno. Cada sociedad está regida por una gran cantidad de leyes, muchas desconocidas para la mayoría de su población. Entre esas leyes, que son, en teoría, en la mayor parte buenas y justas, hay, sin duda, algunas leyes que defienden los intereses de unas partes de cada sociedad de forma injusta.

Si una persona no está de acuerdo con esas leyes, las alternativas son cambiar las leyes, quebrar las leyes o intentar ser aceptado por otros países (si hay alguno que funciona de forma que esa persona piensa que debería funcionar); ninguna entre éstas son tareas fáciles.

Es innegable que es posible vivir la vida de forma peor respecto a como lo hacemos ahora.

Es igualmente innegable que hay mejores maneras de organizarnos; formas que generan menos problemas y más resultados positivos. Hay modos mejores de vivir, y todos deseamos vivir de la mejor manera posible. Lo mejor que podemos hacer es ser parte del proceso que convierta este mundo en el mejor de los mundos.

Para cambiar la manera en que la sociedad marcha, normalmente es necesario elegir entre reforma o revolución. La reforma es lenta y funciona dentro de los límites impuestos por los acuerdos complejos y las situaciones que se intentan mejorar. La revolución es rápida, fuerte y no necesita respetar ningún acuerdo o norma. Nosotros proponemos algo diferente.



II

Para cambiar el país en que tú vives ahora, para que se convierta en algo más como tú deseas que sea, signifíca que este país se convertirá en algo menos como otra persona desea que sea. Y esa persona, y todos los que están de acuerdo con esa persona, pueden (y probablemente lo harán) poner esfuerzos en cambiar el país para que se convierta más como lo que desean, y menos como tú lo deseas. Este conflicto no tendrá fin si continuamos juntándonos según nuestro lugar de nacimiento. Eso era inevitable en el pasado, cuándo la comunicación era muy limitada y la migración era imposible para la mayoría de las personas. La tecnología actual lo ha cambiado todo.

Es imposible encontrar equilibrio y alcanzar un estado óptimo en cualquier actividad si las personas que toman parte en ella no saben o no están de acuerdo con las reglas que hay que respetar. La gente debe conscientemente llegar a un acuerdo sobre cómo harán las cosas antes de empezarlas si quieren alcanzar el mejor resultado. La ignorancia y la discordia son las raíces de la mayoría de los problemas.

La aceptación consciente de algunos términos y reglas es fundamental para el éxito de algo que un grupo de personas decide hacer. Desafortunadamente, esto no es posible cuándo se trata de los acuerdos más importantes; el conjunto de leyes que un país impone a cada uno de sus ciudadanos.

El lugar de nacimiento no es más lo que define el grupo de que formamos parte. Nosotros podemos elegir otras diferencias (y sus similitudes opuestas) para decidir lo que somos. Todos los que están de acuerdo sobre cómo un país debe tratar a sus ciudadanos forman un grupo. Este factor es el más relevante y efectivo para organizar nuestras sociedades.

Los que quieren convertir este mundo en la mejor versión de si mismo tienen que unirse. Y unirse en acuerdo; si no hay armonía entre los productores de cambios, no habrá armonía en los resultados.

Por lo tanto, hay un grupo que reúne a todos los que están de acuerdo entre sí sobre cómo este mundo puede ser mejor de como es ahora, aunque algunos no se conocen todavía. Los miembros de este grupo se conocerán con el uso de la tecnología moderna. Este grupo será una sociedad. Esta sociedad alcanzará un estado de armonía, en el que todos los miembros estén de acuerdo sobre cómo las cosas que realmente importan tienen que hacerse. Entonces esta sociedad será un Estado de Armonía.

Este proceso trae ventajas para cada persona en el planeta. Es también inevitable.



III

Esta nación virtual está proyectando una sociedad ideal; una sociedad que utiliza la tecnología de forma sabia para proporcionar comida, amparo, salud y educación para sus ciudadanos y no tiene crímenes, corrupción o guerras. Una vez que este proyecto se termine, y todas las leyes de esta sociedad se hayan arreglado, esta nación virtual reunirá a todas las personas necesarias para llevar el proyecto al nivel siguiente.

Los miembros de esta sociedad están trabajando juntos para buscar la unanimidad. Hay billones de personas en el mundo. Aunque haya muchos conflictos, hay seguramente muchas personas que están de acuerdo entre sí. Están separados físicamente, pero están juntos en el mundo de las ideas y tienen objetivos en común. Estas personas se unirán.

Después de que se hayan encontrado los acuerdos, definido las reglas y juntado los recursos, esta nación virtual solicitará formalmente la creación de un Estado físico. Una tierra donde todos puedan vivir juntos bajo las leyes que conscientemente aceptaron. Seguramente, una vez que todos los países del mundo hayan visto la unicidad y la armonía de la gente de esta nación virtual, ellos reconocerán la verdad y la lógica de esta simple solicitud. Quedará claro también para esas naciones que la creación de tal estado tendrá un efecto positivo en sus países.

Este proceso puede parecer complejo, y algunos dirán que es imposible, pero hay dos tipos de sociedades que son ejemplos de este proceso, que actualmente existen en nuestro planeta.

Algunos ejemplos de sociedades formadas por personas que dejaron su país de origen para vivir bajo nuevas leyes son Ciudades Libres, Comunidades, Pueblos Ecológicos, etc. Se reúnen en una porción de tierra, comparten responsabilidades, recursos e ideales. Se esfuerzan para ser sostenibles, felices y pacíficos. Desafortunadamente, normalmente son muy pequeñas para prosperar.

Otro grupo de sociedades formadas por personas que dejaron su país de origen para vivir bajo nuevas leyes son los países americanos. Cientos de años atrás, la gente de diferentes países europeos, asiáticos y africanos emigraron a un nuevo continente, donde construyeron nuevas sociedades, que han finalmente adquirido sus soberanías. Desafortunadamente, esas sociedades no se esfuerzan para ser sostenibles, felices o pacíficas – desean el crecimiento continuo.



IV

Con la creación de este nuevo estado, que se esfuerza para atender a las necesidades de sus ciudadanos mientras protege su dignidad y todo lo que nos une como seres humanos, el camino hacia una solución pacífica de todos los conflictos y problemas de la humanidad será posible.

Este estado no tendrá armas, ni ejércitos, ni interés en expandir su confines o atacar otros estados, o ninguna de esas ambiciones que impide el bienestar de los ciudadanos y vecinos. Una amistad natural con los otros estados será la consecuencia del estar compuestos de ex-ciudadanos de estos estados, así como sus objetivos principales; dar a su gente lo que necesitan utilizando la ciencia para obtener resultados ideales, y el progreso de la humanidad. Cuando este estado esté en funcionamiento y los resultados de una armonía real sean visibles, será inevitable que otros grupos, que están de acuerdo entre ellos, organicen proyectos paralelos. Si el grupo de reglas básicas internacionales que definen los derechos de todos los humanos sea respetado, un gran numero de estados pueden ser creados. La clave para esta solución es encontrar ese grupo de reglas básicas que protege todo lo que los humanos tienen en común; intentos parecidos son los “diez mandamientos” o los “derechos humanos fundamentales”, que se consideran verdaderos y aplicables (y convenientes) a todos los seres humanos vivos.

Una vez que se encuentren estos puntos en común, hay espacio para muchos tipos de personalizaciones; mientras que las legislaciones específicas no entren en conflicto con las leyes generales, pueden organizarse en tantas maneras cuanto sea posible. Las leyes de matrimonio pueden ser diferentes, los sistemas de educación pueden ser diferentes, se puede preferir la igualdad de género o la desigualdad, el derecho de propiedad puede existir o no; cuando los ciudadanos de este país estén de acuerdo con estas legislaciones específicas y no se quiebre ningún principio básico, todos éstos diferentes estados pueden vivir en paz, aunque algo hecho en uno es socialmente inaceptable en otro; es posible que haya “estados religiosos” coexistiendo con “estados agnósticos” en paz, porque no hay agnósticos en el estado religioso, o lo contrario, y ambos estados tienen los mismos objetivos primarios; alimentar y proteger a sus ciudadanos, y buscar la felicidad sin dañar a quienes les rodean. Tan pronto como el primero de estos estados se cree, todos los demás se juntarán.

Los países que esas personas dejarán gozarán un efecto positivo de este movimiento; sólo los que son infelices y que están en contra de su propio sistema se unirán a este proyecto. Esto signifíca que el país que van a dejar tendrá una persona menos oponiéndose activamente a los objetivos del país. El resultado de esto será muchos menos conflictos. Los que quieren emigrar y unirse a este estado de armonía serán reemplazados por personas que aceptan lo que ellos rechazaron. Con el tiempo, un gran número de personas infelices abandonará sus antiguas naciones para unirse a estas nuevas naciones pacíficas, más cerca de cómo suponen la que debería ser la vida. Aquellos que controlan los recursos y el poder en la situación actual disfrutarán de su posición por cientos de años, hasta que poco a poco se integren en esta nueva forma de sociedad, sin tener que cambiar su forma de vivir para evitar conflictos, ni utilizar la violencia para mantener su poder.



V

Hay algunos que tienen una fe religiosa, y otros que no la tienen.

Los que no tienen fe religiosa estarán interesados en el éxito de este proyecto por una simple razón; es la única manera de vivir en un país que absolutamente no tiene personas religiosas.

Los que tienen fe religiosa estarán interesados en el éxito de este proyecto por una simple razón; es la única forma de vivir en un país donde absolutamente todos tienen la misma fe.

Desde el punto de vista de un no creyente, es la manera más eficiente de buscar la verdad y vivir una vida sana; sin los males que ellos dicen que la fe trae a la sociedad, serán completamente capaces de desarrollar sus ideas. Y que los religiosos cuiden de sí mismos, con o sin el uso de la ciencia, lejos de sus escuelas y gobiernos laicos.

Desde el punto de vista de un creyente, es la la manera más eficiente de buscar la verdad y vivir una vida sana; sin los males que ellos dicen que la falta de fe trae a la sociedad, serán completamente capaces de desarrollar sus relaciones con Dios. Y que Dios cuide de los que no tienen fe, lejos de su escuelas y gobiernos obedientes a Dios.

Como en el cambio con reformas o revoluciones, hay dualidad en la fe – y la creencia en Dios es normalmente el factor decisivo. Sin Dios, no hay fe. Pero para esto, también, proponemos algo diferente.

Queda claro para la mayoría de la gente que la fe es una necesidad. En un determinado momento de la vida, la mayoría de nosotros nos damos cuenta que necesitamos una fe para vivir, que es el motor que mueve la vida, y le da un significado. Esta necesidad de fe debe ser satisfecha de la manera más eficiente posible. Si uno debe tener fe, que se deposite esta fe esté en algo simple, productivo y bueno; la salud general y la felicidad. La Fe en la humanidad. Algunos reconocen la humanidad como la única entidad más grande que ellos mismos. Depositar su fe en esta entidad externa, y dar un significado a su vida buscando y mejorándola, es la manera más lógica de satisfacer la necesidad de fe.

Y no hay Dios que desapruebe de esto; gente con fe en la creación de Dios, creyendo que el mundo que Dios nos ha dado pueden ser pacífíco y armonioso.



VI

Muchos hablan del Fin y del Juicio, de la Evolución y del Cambiar.

Aproveche esta oportunidad para examinar el fin de lo que fue y empezar a vivir aquello que es inevitable, el mundo que será. Desee el mejor de los mundos, y actúe en consecuencia.

Si alguien fuera único, esa persona estaría sola. Afortunadamente nadie lo es, y podemos decir que nuestra voz es también la voz de todos los que están de acuerdo con nosotros.

Atentamente,

Una parte de la existencia.




Júntese a nosotros